Cosquín Rock 2011: revuelta latina

Posted by TRECEX On lunes, 14 de febrero de 2011 0 comentarios


Más de 20 mil personas vivieron la primera jornada del festival. Calle 13 hizo vibrar al aeródromo, y Babasónicos estrenó tema. Seguilo en vivo desde las 16.

12/02/2011 00:12

  |   |   | Comentá
CALLE 13. Letras picantes, baile frenético y mensaje comprometido. Foto: Sergio Cejas.
 
1 | 7
   
Pablo Leites
¿Se puede aplicar un poco de incorrección estética a un festival de rock? “Tuvo que venir un rockero a enseñarles cómo se rapea”, fanfarronea Residente en una de sus letras. Y tuvo que venir un puertorriqueño en cueros, pantalón y llantas de tres tiras a enseñar cómo se rockea, podría parafrasearse. O a instruir sobre cómo rockear sin depender de los parámetros más tradicionales y limitantes del género, justo en un festival que se jactó desde siempre por respetar los postulados rockeros más tradicionales.
Calle 13 en el primer Cosquín Rock en Santa María de Punilla fue eso, aunque en las memorias y las retinas de las más de 20 mil personas que asistieron a la primera jornada se les haya quedado grabado algo mucho más básico: una fiesta de locos. Que empezó temprano con Cuatro al Hilo y Emanuel Horvilleur, dos casi debutantes en el evento, obedientes al concepto de que también se puede tocar de día. Igual que Estelares, aperitivo de un atardecer impregnado de ansiedad por ver a “resideeente, resideeeente”, según coreaba la multitud a una hora en que no suele haber tal concentración de gente. Ese era el espectáculo a ver.
Lo cierto es que los 50 minutos cronometrados de show que Calle 13 desplegó en escena dieron por tierra con cualquier especulación negativa en torno a la participación de una banda no precisamente “del palo”. Porque si hubiera que determinar el susodicho “palo” del inclasificable combo, estaríamos en problemas. Música cachonda, referencias sociales, sexuales, políticas, consigas anarquistas, referencias a la sangre vertida en todo el mundo desde las venas siempre abiertas de América Latina… Ah, y también rock. Espíritu contestatario y rock, amalgamado por una conciencia de clase que a ratos suena hiper tolerante (en los mini intervalos se puede hablar de la no violencia de género, de la diversidad sexual y la libertad de expresión en el mismo párrafo) y a ratos juega a provocar y auto explicarse con letras como Ven y critícame. Carisma por toneladas, el de René Pérez Joglar.
Buena parte del repertorio de los boricuas anduvo por los carriles que se espera para una banda que puede jactarse de estar en el pico de su popularidad subcontinental, prácticamente sin dejar tiempo al asombro de que las letras filosas que escupe el frontman no necesiten ser leídas para salir de su boca sin ninguna pifia. Baile de los pobres (que estrenó por estos días un clip de intro bien latina y hot); No hay nadie como tú, con lucimiento de percusión y bronces de una banda ajustada y con la ductilidad necesaria para pasar del rock de guitarras densas al merengue en un golpe (“Hay que mezclar, el nuevo rock es mezcla, no repetir siempre lo mismo”, palabra de Residente); la Cumbia de los aburridos y La Bala (un tratado sobre el inexplicable arte de hacer bailar a una multitud coreando “Hay poco dinero, pero hay muchas balas. Hay poca gente buena, por eso hay muchas balas”). Una performance impecable del nuevo ícono global latinoamericano, alguien que no se postula a nada pero devuelve la alegría de haber nacido de este lado del mundo, con la única plataforma de sus letras y su dedo señalando el ritmo.
Como en casaA tiempo, como casi todo lo que pasó en el predio, La Vela salió a escena como quien sale al patio de su casa. Aunque sólo por la naturalidad con que asumen su condición de multitudinaria, porque si algo no puede decirse de los uruguayos es que caminan la cancha a la hora de armar su set. Lo que sí quedó en evidencia es que al lado del animal de escenario que es Residente, cuesta un poco remarla.
Algo que puede ser suplido, como en el caso de los charrúas, con profesionalismo y la idea cada vez más afiatada de que no hacen rock rioplatense sino rock a secas. Y del bueno: los matices permitieron EscamparEl profetaDe tal paloLa semillaZafar y el cierre con un clásico de clásicos como El viejo (entraría en el top ten de himnos del festival serrano sin pelear con nadie).
El círculo de las chicas perfumadas que se habían producido para Calle 13 se cerró pasadas las 22 cuando Dárgelos puso en escena y se puso a sí mismo al frente del relojito suizo de hits radioamigables que lo tiene como líder. Carismáticos y cobardes, rockeros glam y cultores del pop más fácil, por siempre tan freaks y tan populares, los Baba no dejaron etapa sin revisitar y ametrallaron a la multitud con todo lo que tienen: Las demásY qué?, PendejoPijamas,CarismáticoYeguaCuello RojoIrresponsable, perlas imbatibles como Soy rock (¿cuántos vocalistas se animan con un primer verso como “Soy muy puta y no trabajo para vos”?) y hasta un estreno. Fiesta popular, el tema que habían anticipado a VOS, sonó en la vena hardcore punk de Trance Zomba. “Chicos ricos, no se asusten tanto, esto es solo una fiesta popular”, se escuchaba al estribo del inédito que estará en el disco A propósito.
Y más, y Microdancing, y El ídolo (“dedicado a Gustavo Cerati, para que vuelva en la piel de una canción, alguna vez”, primera mención al ex Soda Stero) más Escamas y Los Calientescomo bises para terminar de redondear el espectáculo afinado de siempre, aunque para el gusto de unos cuantos, algo extenso.
Como hace exactamente siete años, en la versión 2004 del festival de rock (el último que se realizó en la plaza Próspero Molina), Babasónicos daba, pasada la medianoche, lugar a Las Pelotas, la banda con asistencia perfecta desde la primera vez. Daffunchio y su personal se sacaron de encima bien rápido a Capitán América y lo soltaron como tema de apertura, para encarar un set que tuvo pico emotivo cuando presentaron a Pablo Guerra, ex compañero de Tavo Kupinsky en Los Piojos y Revelados. El músico, fallecido a principios de este año, integrado desde hacía un tiempo a la agrupacion con cuarteles centrales en Nono, tuvo su homenaje musical con Pasajeros.
Sonó y se vio como nunca
No debería sorprender, al fin y al cabo se trata de un mega evento que ha sabido superarse con todo y las barreras que implican las empresas gigantescas en una plaza que no sea Buenos Aires, pero la calidad de sonido, luces y pantallas gigantes de leds en alta definición (una a cada lado del escenario principal, una mayor sobre el fondo) ayudaron a que, de a ratos, el sentido de la orientación fallara.
Posiblemente la única falla en materia sonora haya sido cierto retaceo de volumen a Calle 13, pero siempre sonó como sólo es posible escuchar en cualquiera de los festivales capitalinos.
La posibilidad de escuchar y ver puestas impecables de La Vela, Babasónicos o Las Pelotas (insistimos en la calidad de lo que salía de las columnas de sonido) es un poroto enorme para la producción de este Cosquín Rock.
Otra en el mismo sentido: si bien el predio actual perdió la pendiente que en la comuna San Roque otorgaba una suerte de tribuna natural, el detalle fue suplido con un escenario desacostumbradamente alto.
De esta manera, no es tan complicado atender a lo que pasa desde 50 metros y recostados en el pasto.

Calle 13 vuelve con Shakira

José Palazzo le confirmó a VOS que Calle 13 se presentará junto a Shakira en el show que la colombiana ofrecerá en Córdoba, el próximo 3 de marzo, en el Chateau. Los otros confirmados son  Ziggy Marley y el grupo cordobés La Barra.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Mas Calle 13



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...